Alsa: una nueva forma de entender el transporte.

Alsa, la empresas de autobuses… bueno así es como la conocemos históricamente. Incluso llegamos a decir «voy en un Alsa» o «voy a coger el Alsa».

Hay que reconocer que Alsa, ha sido una empresa que desde siempre ha sabido reinventarse… desde el marketing, pero sobre todo por la calidad, flexibilidad y pensar en el cliente. Yo he sido usuario frecuente… y aun ahora me resulta increible su evolución: wifi, películas individuales, un cómo espacio….

Pero Alsa ahora realmente se define a sí misma la compañía de transporte de pasajeros, al menos de puertas para fuera: pero realmente su modelo de negocio se está extendiendo a «empresa que provee de movilidad a los ciudadanos«.

autobús Alsa.
Alsa: hasta la última milla.

Con sus nuevo servicio AlsaCAB para llevarte (o traerte) de la estación a la puerta de tu casa o del hotel en un coche, y con su alianza con Respiro, empresa de carsharing o alquiler vehiculos por horas, está conquistando el segmento de la movilidad hasta la última milla.

Este es un buen ejemplo de transformación del modelo de negocio a las necesidades del nuevo cliente digital:

  • no quiere tener coche, pero quiere moverse,
  • vive en grandes ciudades y tener coche es caro y poco práctico,
  • no quiere hacer colas, y prefiere pagar con PayPal u otros medios de pago,
  • comprar el billete desde el móvil o cambiarlo…

¿qué han tenido que cambiar?

Sin conocer al detalle, y solo de oidas , más lo que resulta evidente, tenemos:

  1. Cambio de su proceso de venta: si venden por internet y por el móvil, han tenido que actualizar su proceso de venta, asi como sus sistemas informáticos. Ahora los sistemas deben permitir hasta un punto razonable, la compra, cambio y anulación de los billete en tiempo real, y sincronizado con todos los canales: móvil, internet, ventanilla y teléfono.
  2. Venta de servicios vía internet, es decir, marketing digital. Han tenido que aprender a acceder a sus nuevos clientes para vender los nuevos servicios a través de nuevas plataformas. En este caso, han tenido que aprender asegmentar bien a sus clientes para ofrecer bien sus servicios.
  3. El conocer bien los hábitos de sus clientes, no solo la «segmentación económica/cultural», les lleva a innovar en servicios. ¿qué hace una empresa de autobuses alquilando coches? Muy sencillo: «Servicio integral y experiencia de usuario 360º».
  4. Han transformado la experiencia del cliente durante su uso. Antes teníamos: la alternativa «más cómoda y más cara» era el tren, por tanto el autobus era «más incómodo y peor». Pero ahora, lo han transformado a: «el autobús es tan cómodo o más, con servicios premium, y más barato (a costa de que es más lento)».

Evidentemente esta transformación ha requerido inversiones y apuestas decididas por parte de la dirección, pero si miramos en retrospectiva, se confirma una vez más que «hay riesgos que no te puedes permitir no asumir«.  Todos esperamos comprar un billete por el móvil, y que funcione a la primera… y no es fácil…  y recorrer ese camino es tanto técnica como estratégicamente difícil.

Por tanto, ENHORABUENA ALSA, por ser un buen ejemplo de Transformación Digital.

Inspirado del artículo de Expansión: Alsa irrumpe en el negocio de los coches compartidos

¿Qué beneficios conseguiremos con la transformación digital?. Parte 1/2

Esta pregunta es obligatoria, tanto para un responsable con dos dedos de frente, como si queremos convencer a nuestro jefe o responsable para iniciar una proceso de Transformación Digital.

Predecir los beneficios, a veces tan complicado como encontrar un unicornio.
Predecir los beneficios, a veces tan complicado como encontrar un unicornio.

En diferentes blogs podrás ver que cada uno hace una exposición de los beneficios de la Transformación Digital, pero generalmente se focalizan en dos interpretaciones (para mi) simplistas de la transformación digital:

  • La transformación digital es hacer márketing digital. Para mí es una herramienta.
  • La transformación digital es informatizar los procesos. Para mí es la consecuencia.

Pero como pudiste ver en mi definición de transformación digital, a parte de lo anterior, la transformación digital pivota alredor del nuestro cliente, y por tanto, de una transformación del modelo de negocio.

Por tanto, ¿en qué nos va a beneficiar una transformación digital del modelo de negocio?

1. Customer Centric:

El primer cambio que haremos y con el que primero veremos cambios, pero que también implicará un cambio profundo organizativo, será pasar de una visión «producto» a una visión «cliente».

Es decir, ya no tenemos uno producto diseñado que se lo vamos a vender a los clientes con estratégicas de marketing push, sino pull, logrando que sean ellos los que querieran comprar nuestros productos/servicios al adaptarse perfectamente a sus gusto.

push to pull
push to pull

2. Sincronización de cultura de empresa con cultura de clientes.

Si iniciamos una estartegia de Customer Centric, deberemos entender que todos los empleados de una u otra forma tenemos contacto con nuestros clientes. Por tanto, todos: desde el comercial, marketing, dirección, cobros, almacén, producción.. todos deben estar sincronizados con los deseos y gustos del cliente.

Sincronización con nuestros clientes
Sincronización con nuestros clientes

Se ve en muchas organizaciones dirigidas por directivos «chapados a la antigua»(no sólo mayores en edad) que tienen graves problemas de alcanzar a su mercado: no están sincronizados con su público.

Por ejemplo, mucha de las compañías de seguros, algunas cerveceras, bancos, retail…

3. Modelos de negocios por servicios: escalables, flexibles, evolutivos.

Siguiendo la estela del foco en cliente, nos va a llevar a diseñar productos y servicios como quieren los clientes de hoy día, es decir,  la servificación de los productos.

Estos nuevos servicios deberán ser:

  • escalables
  • flexibles
  • personalizables
  • evolutivos

Podemos ver ejemplos como hemos evolucionado de tener discos en vinilo o CDs, a comprar los discos en iTunes donde el sentimiento de propiedad de algo físico comienza a desaparecer, a suscribirnos a Spotify ….

Pero tenemos Spotify, iTunes Radio, Google Play Music para música; Netflix, HBO, Wuaki TV, Movistar Plus, Yomvi para películas; Amazon con Kindle Unlimited para libros; Cabify y Über para el servicio del taxi; Car2Go para el alquiler de coches por minutos, …. ¿cuál será el próximo sector?

¿Es la Transformación Digital otra burbuja?

En España no hemos convertido en unos especialistas en detectar burbujas económicas. Lo malo es que ahora desconfiamos hasta del gato, aunque los chinos también tienen lo suyo. Cierto es que la naturaleza del marketing hace que de forma cíclica se ponga de moda un término “moderno” y que todos los fabricantes acaben siendo “el referente” o que su producto es “clave” para lo que toque en ese momento. Ahora toca la transformación digital, ayer fue el cloud, la omnicanalidad o la virtualización.

¿es la transformación digital un gran pluf?
¿es la transformación digital un gran pluf?

Pero ¿es realmente una burbuja lo que tenemos delante?

Simplemente pensemos, ¿qué es una burbuja? Para mí, sin encomendarme a nadie, es una dinámica económica que a base de ilusión por un «beneficio seguro» se genera un círculo virtuoso de inflación en los bienes o servicios prestados.

Es decir, que mucha gente piensa que algo es una apuesta segura, así que todo el mundo apuesta, por lo que cada vez vale más y confirma que es una apuesta segura. Hasta que un día, el último, decide que igual no es tan segura, y se pincha es espiral de inflación artificial.

Volviendo a nuestra pregunta, ¿es la transformación digital una burbuja? Sinceramente pienso que no (cuantas veces lo habremos ido con el ladrido y que las casas nunca bajarían en España). Pero ahora paso a explicar por qué NO es una burbuja, por qué:

  1. Lo Digital no es una moda, ni siquiera es una tendencia, gracias a la tecnología ha habido un cambio profundo primero en las formas y luego en los hábitos de consumo de los clientes. Incluso ha llegado a modificar nuestra forma de pensar. Conceptos tales como que la información es libre, instantánea y omnipresente para tomar cualquier decisión ha calado hasta los huesos de todo quien tiene un smartphone en la mano.
  2. Cuando cambias un hábito has cambiado a la persona. Por tanto, toda la dinámica digital está basada las personas.
  3. En el caso de los negocios, la transformación digital lleva mucho tiempo cociéndose y basado en los fundamentales del negocio, no solo en el marketing (y que me perdonen los maketeros).
  4. La Transformación Digital está montana a lomos de la tecnología y esto implica 2 cosas
    1. La tecnología no ha parado de crecer desde que Homo Sapiens hizo la primera flecha con silex. Tanto con el silex como con los bits, ha ocurrido lo mismo: si la tecnología sirve para algo (aunque sea para hacer bonito) evolucionará, en cambio la tecnología sin aplicación práctica real quebrará (ejemplo los telefonos Wap). Puede que ocurra que la tecnología llegue antes de que estemos preparados para ella (ej. Google Glass, video conferencia en los 90, …)
    2. Más a corto plazo, dada la presión por incrementar la productividad que principamente hay en los paises desarrollados, la única salida que tenemos es implantar tecnología en todos los ámbitos: comercial, gestión de clientes, producción, control de calidad, financiero, ciencias de la salud, administración,… Pero ¿la presión por la productividad tiene visos de disminutir? NO, y no por que el capitalismo lo impida, sino por una fuerta mucho más poderosa: la demografía. En los próximos 50 años vamos a tener que mantener a más del 50% de la población mayor de 65 años, y esto si no lo hacemos con tecnología va a ser una catástrofe.

Esta reticencia viene principalmente por cada uno entiende por Transformación Digital una cosa distinta. En la mayor parte de las ocasiones, y liderado por las empresas de software y hardware, se entiende como una aceleración hacia la informatización de los sistemas productivos.

Si lo vemos, como hemos comentado antes, desde una perspectiva más amplia de negocio y de acercamiento a nuestros clientes, queda patente que la digitalización de empresas y servicios ha venido para quedarse (a no ser que haya un apagón mundial que nos lleve a la edad media de golpe).

10 Razones por las que una empresa debe transformarse.

La transformación de la empresa en un entorno digital, para algunos aun no está claro. Veamos 10 razones por las qué acometer dicha transformación digital.

Primero: el mundo ha cambiado.

Si no nos hemos dado cuenta, el mundo ha cambiado. O esa es la impresión que tenemos.

El mundo ha cambiado
El mundo ha cambiado

Muchos pensadores (sociólogos y antropólogos) realmente dicen que no hemos cambiado tanto en nuestras costumbres, acciones e interacciones, sino lo que ha cambiado en nuestra vida colectiva es la velocidad del cambio.

Si recuerdas, en los años 90 no había correo electrónico, ni teléfonos móviles, por tanto, las comunicaciones se hacían por carta (tardando varios días), y los profesionales llamaban desde el hotel a sus familias y por la mañana a la oficina para recoger los asuntos importantes. Había puestos como secretarias o telefonistas y mecanógrafos, para hacer todo lo que hacemos ahora desde nuestro teléfono móvil.

Hoy día recibimos cerca de 100 emails al día (yo al menos), y cientos de WhatsApp y decenas de llamadas telefónicas. Trabajamos prácticamente a tiempo real.

Esta inmediatez ha hecho que las organizaciones evoluciones cada vez más rápido, y sus procesos de negocio: producción, gestión, dirección… sean cada vez más inmediatas. Pero si lo pensamos realmente no han cambiado mucho los procedimientos ni las organizaciones. Esto inevitablemente genera tensiones en las organizaciones, y lo que es peor: las organizaciones en general no están preparadas para crecer.

Si lo pensamos realmente, no han cambiado ni los procedimientos ni las organizaciones ante el impacto en nuestras vidas de la tecnología. Ahí es donde está el «porqué» de la Transformación Digital.

De aquí que nos encontremos ante el choque entre organizaciones “pure digital” y “Brick and mortar”, o lo que es lo mismo, las nuevas organizaciones nacidas para y por el mundo digital, y las tradicionales (basadas en ladrillo y cemento).

Pero si hasta ahora no nos ha ido mal, ¿por qué cambiar?

Muy sencillo. Si todo esto fuera de lo que quieren los empresarios o sobre el nivel de estrés que debe soportar nuestro personal, efectivamente ¿para qué cambiar? Pero nos hemos olvidado de lo más importante: el cliente.

Quien realmente ha cambiado has sido el cliente, el consumidor, el cliente de nuestro cliente si trabajamos en B2B (incluso nuestros interlocutores en el mundo B2B).

¿Hacia donde debo dirigir la Transformación Digital de mi empresa? Foco en el cliente.

En primer lugar, tenemos que sincronizarnos con nuestro cliente o consumidor.

El consumidor tiene cada vez más información, más poder de decisión, capacidad de generar opinión, tiene a su disposición canales de información que hasta hace poco solo disponían las marcas.

Pero no solo eso, el consumidor quiere interactuar, quiere compartir, quiere conversar; y cuando decimos conversar es eso, no escuchar, no recibir comunicados fríos, no tragarse anuncios que no cree.

El consumidor quiere que las marcas a la cuales les da su confianza, le traten como a una persona. No quiere pasarse una hora al teléfono, cuando puede recibir un email.

El nuevo consumidor, cada vez más, no quiere comprarse un coche, quiere poder coger uno cuando lo necesite. No quiere almacenar discos y discos que solo oirá unos pocos meses… quien tener a su disposición toda la música del mundo. El nuevo consumidor prefiere no hacer cola en el banco, y compra una lavadora por internet.

Pero también el nuevo consumidor en su trabajo, se estudia los catálogos de productos de decenas de proveedores nacionales o internacionales. Ya no necesitan a los comerciales para hacer los pedidos, ni para conocer las novedades del sector.

Segundo: La transformación digital es organización y son personas; nuestros empleados

En segundo lugar, recuerda nuestros empleados están cambiando.

Las nuevas generaciones de empleados ya no se motivan con las mismas palancas, ni interactuar de la misma forma con los compañeros, ni perciben la autoridad de la misma forma.

A nuestros nuevos empleados les gusta trabajar de forma colaborativa, aprender, y enfrentarse a retos (en vez de hacerse fuertes en su agujero, saber lo justo para que les mande hacer más trabajo, y donde antes la ilusión era ser funcionario y trabajar lo menos posible, posiblemente por que en el fondo al ser la mayor parte de trabajos rutinarios no motivaman a nadie.) No quieren ser jefes de nadie, ni tener jefes de “ordeno y mando”. Quieren trabajar en un proyecto común, quieren disfrutar de su trabajo, y no lo logran, y a se buscarán otro…

Por tanto, tenemos problemas si pretendemos retener a clientes y a empleados. Principalmente porque en este cambio, ya no solo tecnológico sino cultura, ya no se retire a nadie; sino que se les fideliza, se la enamora, se entabla confianza. Se acabó el contrato de permanencia, y la zanahoria de que si trabajas muchas horas llegarás muy alto.

¿hasta qué punto debemos preocuparnos?

Transformación de empresa, el gran reto.
Transformación de empresa, el gran reto.

Evidentemente estamos en un proceso, y aunque como hemos visto este proceso lleva varios años gestándose, es desde los últimos 15 años que ha cogido velocidad. Pero cada sector de negocio está lleno a un ritmo diferente.

En el siglo XXI, el dato es el petroleo de esta nueva era.

Nuevas reglas de juego

Pero lo que sí es común es que esta nueva economía nos ha traído nuevas reglas de juego:

  1. Se han destruido las barreras de entrada en muchos negocios.
  2. Se puede vender casi de todo mediante internet.
  3. El éxito viene, no por sé el más grande, sino el más rápido. La copia es casi instantánea, por lo que debemos estar siempre mirando a nuestro cliente e innovando continuamente, día a día, semana a semana sacando novedades.
  4. Tenemos clientes las 24 horas del día y los 7 días de la semana, esto no para… ni para generar negocio, ni para todos sus retos.
  5. Los clientes exigen a nivel de marca otros nuevos atributos, más humanos: integridad y excelencia. Pero también, transparencia, sostenibilidad y responsabilidad social.
  6. Si no aportas valor, estás fuera de la ecuación. La desintermediación está llegando a todos los negocios, y evidentemente es un riesgo. Pero el verdadero riesgo es no entender dónde está el valor de nuestro trabajo o negocio. Si no nuestro trabajo actual ya no aporta valor (por ejemplo, un intermediario o distribuidor) deberemos buscarlo, en vez de luchar contra lo inevitable.
  7. Todo lo anterior nos lleva a que, el dato es el petróleo de nuestra era. Por tanto, el análisis de los datos, son las nuevas refinerías. De ahí que debamos trabajo en analítica y bigdata para saber qué valor debemos aportar a nuestros clientes.
  8. Por último, dada la velocidad de este cambio, queda claro que “hay riesgos que no nos podemos permitir no correr”, sino nos quedamos fuera.

Vodafone: Transformación digital o Actualización Tecnológica

La verdad es que entiendo la labor y obligación que tienen las operadoras de telefonía móvil a la hora de apuntarse a la Transformación Digital.

Si bien es cierto, que durante años han tratado de estar a la cabeza la nueva ola tecnológica y han tenido una posición priviligiada al estar en posesión de dos de las piedras filosofales de la transformación digital: el móvil y el dato. Pero parece que han perdido la oportunidad de ser los drivers entre empresas, tecnología y consumidores.

Un ejemplo es este video corporativo de Vodafone España, orientado al segmento PYME, donde intentan vender principalmente su cobertura de 4G junto con su plataforma de productos software para PYMEs (dados principalmente por terceros).

Desde mi definición de Transformación Digital, lo que vende en este caso Vodafone España, únicamente es «actualización tecnológica»; que en el mejor de los casos es un paso previo a una transformación de negocio hacia el cliente digital.

Echadlo un ojo, y comentad a ver que os parece.

Transformación digital, ¿qué es realmente?

Transformación Digital es un término que se ha puesto de moda. Al igual que otros términos, como BigData, Omnicanalidad o antes de ellos avatar o Tiempo Real … todo el mundo en la industria “arrima la ascua a su sardina”. Es decir, todos los fabricantes, empresas, departamentos, clientes y algún indocumentado que pasaba por allí, tiene “la” solución o tienen «el» software sobre el que pivotar toda una estrategia de Transformación Digital.

Pues nada, esto es marketing, y habrá que dejarlos que hagan su agosto, entre tanto desconocimiento y sobre todo, falta de perspectiva.

Pero qué significa, a mi entender (no voy a ser yo, el más listo del mundo), esto de la Transformación Digital.

Qué NO es la Transformación Digital

Casi empezaría por lo que NO es Transformación Digital, o al menos, lo que NO es únicamente, ya que  hoy día se confunden las herramientas con los objetivos, y las partes por el todo.

NO es montar un CRM. Lo siento Microsoft Dynamics, Salesforce, Amdocs, SugarCRM…

Las transformación digital NO es más software, ni más CRM, ni más marketing online, ni más SEO, ni más SEM. Fotografía: Danie Nel
Las transformación digital NO es más software, ni más CRM, ni más marketing online, ni más SEO, ni más SEM. Fotografía: Danie Nel

NO es informatizar uno o varios o todos los procesos de la empresa. Lo siento consultoras de tecnología…

NO es marketing digital. Lo siento agencias de publicidad on y off.

NO es hacer una tienda online. Lo siento cuñado que sabe de Prestashop.

Qué sí es la Transformación Digital

La transformación digital SÍ que utiliza todas las anteriores y alguna más, pero como herramientas en un propósito mucho más estratégico, donde el calado de los cambios en la compañía es total. No nos quedaremos únicamente en “mejorar nuestro trabajo” siendo más eficientes (que lo lograremos) sino que nos transformaremos tanto que haremos otras cosas.

Por tanto, no consiste en registrar información de los clientes en un formulario del CRM, es la búsqueda para conocer a nuestro cliente.

No es vender por internet en vez o a la vez que, en la tienda o negocio físico, es ir donde están y donde estarán nuestros clientes, dándoles lo que cada vez demandan más y cómo lo demandan.

No es achicharrar a los clientes con banners hasta que nos compren una aspiradora, es que los clientes nos busquen cuando quieran limpiar su casa.

En definitiva, esto de la “transformación digital” es la respuesta a un cambio en los consumidores, primero y más evidente en el B2C, pero que está llegando al B2B. 

La Transformación Digital es transformar nuestro modelo de negocio para adaptarnos al nuevo cliente digital.

Puedes ver mi post sobre mi definición de Transformación Digital.

Mirando al cliente

Este cambio de comportamiento, muchas veces denominado Prosumer o Crossumer, se ha visto acelerado (no sé si provocado) por la aparición y uso masivo de Internet, y su explosión con la denominada web 2.0.

A día de hoy, estamos antes un consumidor que ha cambiado sus hábitos, hiperinformado, con capacidad de comprar en cualquier lado, y con acceso instantáneo a esta información.

Aún recuerdo en el año 1998 se me ocurrió hacer una predicción:

“Internet nos dará acceso a toda la información, entre ella la de los precios de los productos, y con el tiempo quizás el coste de transporte se pueda homogeneizar. Y si cualquiera va a poder vender por internet, por tanto, acabamos de crear un mercado global de competencia perfecta”. Año 1998

Lo primero que estudias en microeconomía son los modelos de mercados, y el primero de todos, el que dicen solo es teórico, es el mercado de competencia perfecta. Es mercado perfectamente equilibrado, tensionado, donde los clientes y proveedores están siempre con la oferta y la demanda ajustada, responde a 3 premisas, que casi casi se dan hoy en internet:

  1. Productos no diferenciados.
  2. Inexistencia de barreras de entrada salida
  3. Conocimiento perfecto de los consumidores del precio entre los proveedores.

¡¿Vamos, es o no es Internet un mercado de competencia perfecta?!!

Obviamente, y por suerte, no lo es… pero casi.

Esa es la gracia: los consumidores prácticamente operan en un Mercado de Competencia Perfecta: con todo lo bueno y malo que esto implica.

La diferencia competitiva: vuelve con más fuerza que nunca

Donde nos ha llevado la existencia de este mercado: a diferenciarnos.

  • Y la diferenciación ¿Dónde nos ha llevado? Al Cambio.
  • El cambio, ¿dónde nos lleva? A la innovación
  • ¿la innovación? A cambiar rápido.
  • ¿la velocidad + innovación + presión del mercado? A la aceleración de los procesos cambiantes del mercado.

La presión del mercado, más la necesidad de diferenciación, más la innovación, nos ha llevado a una aceleración en la ejecución y cambio de los procesos de la compañía.

La velocidad: ese es el problema

Hace tiempo un gran amigo en mitad de una reunión espetó lo que puede resumir todo este maremágnum: “El problema de la situación económica actual, no es el cambio constante; sino la velocidad cada vez mayor de este. Así que políticas de Mejora Continua no son suficientes para afrontar el futuro”.

Por tanto, la transformación digital donde nos llevará es a comenzar un nuevo camino, a navegar por el torrente de esta nueva corriente digital. NO nos va a llevar a un destino sino a ponernos en marcha, a coger velocidad.

La Transformación Digital no es un destino, sino un camino. No nos va a llevar a ningún sitio, sino a coger velocidad para ir donde queramos.

Ya lo apunto Einstein, todo depende de la perspectiva. Si estamos parados en un planteamiento tradicional puede que ni siquiera veamos lo rápido que pasan las cosas.

Debemos coger velocidad para poder tomar perspectiva de la realidad. Por eso y porque no podemos pasar a de 0 a 100 sin estrellarnos debemos comenzar un proceso organizado, planificado y hasta cierto punto controlado. Lo de “hasta cierto punto” puede que resulte contradictorio, pero esto cambia tan rápido que es muy probable que para cuando queramos implementar un plan a 3 años, al final del primero haya cambiado la mitad de las cosas.

Yo tenía un jefe que odiaba los planes.

“Los planes, nunca sirven para nada. Solo sirven para pararte un día a pensar sobre lo que quieres hacer, pero no para seguirlos. Esto es como jugar al tiro al plato. Tienes que tener claro cómo funciona, y estate atento, pero nunca sabes pro donde te va a salir la oportunidad”.

La clave

Esta es la clave: todo el proceso de transformación digital consiste en aprender a estar más vigilantes, más cerca de nuestros clientes, más atentos a la competencia, más atentos a los cambios tecnológicos, o transformaciones socio culturales.

Todo esto nos lleva tomar una decisión: ¿debemos cambiar? ¿Cuándo? Y sobre todo ¿cómo?

Pero también deberíamos preguntarnos: ¿exactamente qué ha cambiado para que una empresa deba transformarse? Y transformarse ¿en qué?

Para ello, y con toda la humildad de que sé que no tengo ni idea, y que, de haber tenido, es posible que ya esté caducada. He preparado esta guía o metodología para la Transformación Digital que iré posteando aquí.

Pero antes de meternos definitivamente en harina, y para ayudarnos a entender realmente la magnitud del cambio. En los siguientes posts aun intentaré ayudar que tengamos una buena perspectiva de en qué consiste y hasta dónde llegaremos con Transformación Digital.

Amazon Go: otro ejemplo de transformación digital?

La transformación digital tiene muchas formas: de convencional a digital, y de digital a convencional.

En esta ocasión, Amazon no se ha partido la cabeza con Amazon Go, ya que la integración en retail con RFID está inventado desde hace tiempo.

Pero, ¿por qué tiene que ser Amazon quien habrá la veda de cero cajeros? ¿Qué aporta esto a Amazon?

Para mí es claro:

Amazon tiene en el centro de su negocio al cliente, y este foco en el cliente hace que vaya invadiendo espacios de mercado, donde el cliente percibe valor.  Por ejemplo, en entregas rápidas o incluso la compra en lineal tradicional en tiendas de conveniencia.

Lo que quizás no se vea tan claro, es la cantidad de información y tratamiento de la información que hace Amazon. Deberíamos preguntarnos:

  • ¿con qué datos y qué criterios a usado para colocar la tienda de conveniencia?
  • ¿qué hace o qué hará con los datos de consumo y gustos de sus clientes?
  • ¿cual será su siguiente paso en el ámbito de los medios de pago?

Ya que he mencionado a IBM os pongo el anuncio de su sistema RFID (la entrada en Youtube es de 2006, hace 10 años!!)

Transformación Digital: mi definición

Mi definición de Transformación Digital es, la transformación del modelo de negocio de una empresa para acercarse de forma óptima a su nuevo cliente digital.

Vayamos por partes:

  • Primero: partimos de un modelo de negocio tradicional o «brick and mortar». Por tanto, una empresa de nueva creación no se transforma. En tal caso sería una start-up.
  • Segundo: transformamos el modelo de negocio, es decir, cambiamos el «qué hacemos» pero no tanto el «cómo lo hacemos». Cierto es que en algunos casos el cambiar el cómo hacemos algo puede implicar tal cambio que revolucione el negocio.
  • Tercero: acercamiento al cliente de forma óptima. Si el cliente no es el centro, no hacemos nada. Ya no vale el vender el producto…. debemos ser Customer Centric. 
  • Cuarto: nuestro nuevo cliente es digital. OJO esta es la clave, nuestros clientes están cambiando (si estamos en B2C), y el cliente de nuestro cliente (en B2B). Pero no solo están cambiando nuestros cliente por la irrupción de los milleniars, sino que todos los segmentos de los clientes y consumidores están aprendiendo y utilizando las TIC a todos los niveles.
Transformación Digital
Transformación Digital

Es esto último, el cambio del cliente lo que obliga al cambio y a la transformación, tanto en las formas de darnos a conocer, de comunicarnos, de dar servicio, de diseñar productos y servicios, de fidelizar, de comprar y de vender, de generar marca, e incluso de atraer el talento. 

Básicamente es esto para mí la Transformación Digital.

Mi opinión

Curiosamente es muy dificil ver una definición sobre Transformación Digital, aunque todo el mundo está hablando de ello e incluso se postule como experto, gurú, o empresa de largo recorido. Esta falta de definición es síntoma y causa de la revolución en la que estamos inmersos: donde el marketing, la novedad y el postureo son valores en alza; cuando realmente cada vez más clientes buscan lo auténtico, nada más que eso.

Por favor, si quieres comentar esta definición, puedes comentar!!!

Mi visión y metodología de Transformación Digital

Tuve la oportunidad de grabar para IEBS el «Webminar: Transformación Digital. Una metodología para afrontar el reto.» el pasado  13 de Octubre de 2016,

En el fondo es un resumen de mi visión y de la metodología que iré desgranando en este blog sobre cómo afrontar el reto de la «Transformación Digital», pero siempre desde un punto de vista de negocio, no de herramientas software o de marketing digital.

Espero que lo disfrutéis.