¿es la transformación digital un gran pluf?

¿Es la Transformación Digital otra burbuja?

En España no hemos convertido en unos especialistas en detectar burbujas económicas. Lo malo es que ahora desconfiamos hasta del gato, aunque los chinos también tienen lo suyo. Cierto es que la naturaleza del marketing hace que de forma cíclica se ponga de moda un término “moderno” y que todos los fabricantes acaben siendo “el referente” o que su producto es “clave” para lo que toque en ese momento. Ahora toca la transformación digital, ayer fue el cloud, la omnicanalidad o la virtualización.

¿es la transformación digital un gran pluf?
¿es la transformación digital un gran pluf?

Pero ¿es realmente una burbuja lo que tenemos delante?

Simplemente pensemos, ¿qué es una burbuja? Para mí, sin encomendarme a nadie, es una dinámica económica que a base de ilusión por un «beneficio seguro» se genera un círculo virtuoso de inflación en los bienes o servicios prestados.

Es decir, que mucha gente piensa que algo es una apuesta segura, así que todo el mundo apuesta, por lo que cada vez vale más y confirma que es una apuesta segura. Hasta que un día, el último, decide que igual no es tan segura, y se pincha es espiral de inflación artificial.

Volviendo a nuestra pregunta, ¿es la transformación digital una burbuja? Sinceramente pienso que no (cuantas veces lo habremos ido con el ladrido y que las casas nunca bajarían en España). Pero ahora paso a explicar por qué NO es una burbuja, por qué:

  1. Lo Digital no es una moda, ni siquiera es una tendencia, gracias a la tecnología ha habido un cambio profundo primero en las formas y luego en los hábitos de consumo de los clientes. Incluso ha llegado a modificar nuestra forma de pensar. Conceptos tales como que la información es libre, instantánea y omnipresente para tomar cualquier decisión ha calado hasta los huesos de todo quien tiene un smartphone en la mano.
  2. Cuando cambias un hábito has cambiado a la persona. Por tanto, toda la dinámica digital está basada las personas.
  3. En el caso de los negocios, la transformación digital lleva mucho tiempo cociéndose y basado en los fundamentales del negocio, no solo en el marketing (y que me perdonen los maketeros).
  4. La Transformación Digital está montana a lomos de la tecnología y esto implica 2 cosas
    1. La tecnología no ha parado de crecer desde que Homo Sapiens hizo la primera flecha con silex. Tanto con el silex como con los bits, ha ocurrido lo mismo: si la tecnología sirve para algo (aunque sea para hacer bonito) evolucionará, en cambio la tecnología sin aplicación práctica real quebrará (ejemplo los telefonos Wap). Puede que ocurra que la tecnología llegue antes de que estemos preparados para ella (ej. Google Glass, video conferencia en los 90, …)
    2. Más a corto plazo, dada la presión por incrementar la productividad que principamente hay en los paises desarrollados, la única salida que tenemos es implantar tecnología en todos los ámbitos: comercial, gestión de clientes, producción, control de calidad, financiero, ciencias de la salud, administración,… Pero ¿la presión por la productividad tiene visos de disminutir? NO, y no por que el capitalismo lo impida, sino por una fuerta mucho más poderosa: la demografía. En los próximos 50 años vamos a tener que mantener a más del 50% de la población mayor de 65 años, y esto si no lo hacemos con tecnología va a ser una catástrofe.

Esta reticencia viene principalmente por cada uno entiende por Transformación Digital una cosa distinta. En la mayor parte de las ocasiones, y liderado por las empresas de software y hardware, se entiende como una aceleración hacia la informatización de los sistemas productivos.

Si lo vemos, como hemos comentado antes, desde una perspectiva más amplia de negocio y de acercamiento a nuestros clientes, queda patente que la digitalización de empresas y servicios ha venido para quedarse (a no ser que haya un apagón mundial que nos lleve a la edad media de golpe).